¿Qué es esa luz al final del túnel?

La semana pasada nos enteramos de esta broma cruel: CCOO ve la luz al final del túnel

Desde la Coordinadora de Informática de CGT se rebatió con esto: La luz en el túnel del Convenio TIC es un tren que se aproxima

Y lo que mi desgastado cerebro interpretó es lo que sigue…

 

Qué oscuro está todo esto. Y huele mal. Lo malo es que no sé si soy yo o es este cuartucho. Algo huele mal y no sé de dónde viene ese olor. Sólo sé que cada vez que Berni abre la boca huele peor.

No sé si es de noche o de día. No recuerdo la última vez que comí algo fresco; esas rebanadas de pan duro que nos dan, seguidas de una patada en la boca, no alimentan mucho. No sé qué habrá sido de mi familia. Llevo tanto tiempo aquí que seguro que mi mujer se ha vuelto a casar y mis hijos tendrán un nuevo padre.

Berni sí que come bien. Garbanzos, carne, fruta, hasta un flan, ¡le han dado un flan!

Me dice que no me preocupe, que todo está mejorando, como fue mejor para Paquito, Antoñito y Susi, que salieron de esto y ahora viven felices en otra habitación.

Le escucho absorto mientras me rasco la herida que las argollas me hacen en los tobillos y casi le creo. Berni no las lleva porque es “de confianza”. Hago mi trabajo y sigo remando. Dice Berni que remamos todos juntos para llegar a algún lugar mejor y que ya no nos volverán a echar esos cubos de agua helada nunca más.

Mientras Berni mordisquea un hueso de pollo dice entre dientes que ha hablado con “ellos” y que ya se puede ver la luz al final del túnel, que solo tengo que fijarme bien, entornar los ojos y tener fe.

Y tiene razón, se abre la puerta y nos quitan los grilletes. Por fin mis tobillos descansan un poquito.

Nos empujan por un oscuro y largo pasillo. Nos golpean, nos echan más agua fría. Pero sí, hay una pequeña luz al final del túnel, puedo verla.

A trompicones, mientras nos dan patadas en las costillas y nos estampan la cara en las paredes vamos todos juntos por ese pasillo que cada vez tiene más luz. Berni sonríe confiado y nos dice “¿veis? ¡ahí está la luz! ¡Corred, corred! Yo os llevo hasta la luz”.

Y llegamos a la luz, llegamos a la salida, llegamos a ¿una plataforma?

Berni sonríe mientras tira de una palanca, el suelo se inclina y caemos todos (menos Berni) en una picadora de carne.

Lo último que veo mientras caigo y las cuchillas desgarran mi carne es a Berni abrazándose a un señor con traje y firmando el XVII Convenio TIC.

 

Acerca de

Soy el dueño de impalah.net. That is

Etiquetado con: , , , ,
4 Comentarios en “¿Qué es esa luz al final del túnel?
  1. Carne dice:

    Ya nadie se atreve a romper sus cadenas, ya todos somos carne pa’ la picadora.

  2. santaklaus dice:

    ¿El TIC una luz? Prefiero estar a oscuras. Si es posible con un palo bien fuerte para darle en la boca a esos de CCOO.

  3. Fernando Prado Riesco dice:

    Muy bueno el texto, en serio. Estoy completamente de acuerdo, pero cualquiera de CCOO te podrá decir que sí, que el convenio es una mierda, pero que con el nivel de afiliación que hay es lo mejor que se puede conseguir.
    Si la gente de informática se dedica a criticar y protestar en la red, pero no se organiza, se afilia (al sindicato que le salga del pie) poco más se puede hacer.
    Repito, estoy completamente de acuerdo con la crítica, pero hace falta también más compromiso. Saludos

    • impalah dice:

      Dejo de lado el bajo grado de implicación general en informática, aunque pasa lo mismo en el resto de sectores. En el caso que nos ocupa no es extremadamente importante.
      No hace falta renovar un convenio que sigue en ultra actividad (hasta que alguna reforma lo destroce). No veo yo la urgencia de encontrar una luz al final del túnel aceptando cualquier cosa.
      En el segundo enlace de la intro está muy bien explicadito el proceso y se dejan ver los intereses que puede haber al firmar.
      Hay una persona o grupo de personas que consideran que una mierda pinchada en un palo es “una luz al final del túnel”. Personas con intereses económicos en que esto se firme, y personas que ya han firmado convenios/acuerdos tan lesivos y traicioneros que da asco el mencionarlos.
      De eso va el texto, de esos personajillos y hacia donde nos conducen. Si pretendiera una análisis en profundidad y recoger todas las implicaciones escribiría una novela en varios volúmenes.